Blogia
DE LIBROS

SINUHÉ EL EGIPCIO

SINUHÉ EL EGIPCIO

Sinuhé, el egipcio es una novela de Mika Waltari, la trama discurre en el antiguo Egipto, durante el reinado del Faraón Akenatón, primer gobernante monoteísta de la historia. El protagonista de la novela no es el faraón, es Sinuhé, el médico real, que cuenta la historia en el exilio después de la muerte de Akenatón. Además de los sucesos ocurridos en Egipto, la novela también relata los viajes de Sinuhé por Siria, Babilonia, la Creta Minóica, entre los hititas y otros pueblos vecinos de Egipto. 

La novela está dividida en quince libros. Los cuatros primeros cuentan la vida y el crecimiento de Sinuhé en su ciudad natal. Los cuatro siguientes sobre sus viajes por Egipto y diferentes países de Siria, durante cuales adquiere conocimientos médicos y de lenguas de otras culturas y conoce a mucha gente de diferentes pueblos. Siempre va acompañando por su esclavo Kaptah cuya apariencia y conducta cómica esconden a un hombre muy listo. Casi todas las personas que Sinuhé conoce a lo largo de su vida juegan un papel importante y llegan a determinar su destino. Casi todas las decisiones importantes que toma, lo hace pensando en otras personas, algunas veces forzado, en vez de pensar en su propia felicidad y la de las personas que realmente le importan.

El protagonista de la novela toma el nombre de un antiguo texto egipcio conocido como “La Historia de Sinuhé”. Esta historia data de una era muy anterior a la de Akenatón: algunos textos que se conocen se han fechado en la dinastía XII.Aunque Waltari se permitió cierta licencia poética al contemporizar las biografías de Sinuhé y de Akenatón, por lo demás se preocupó mucho de la exactitud histórica de la descripción del estilo de vida del antiguo Egipto. El resultado no sólo ha sido ensalzado por el público, sino por egiptólogos.

La acción comienza en Tebas, Sinuhé es recogido del Nilo en una cesta de mimbre donde lo han abandonado y es adoptado por una familia que lo encuentra, y mas concretamente por el médico Senmut y su esposa Kipa. Estudia medicina en la Casa de la Vida del templo de Amón, su destino es el de ser trepanador real, un trabajo difícil y solitario. Siendo un joven médico conoce al artista Thotmés, Horemheb que quiere ser militar y a Akhenaton, este último faraón de Egipto. La bella Neferneferner le lleva a la ruina y con el corazón roto imagina que jamás volverá a enamorarse. Pero se casa y la pierde.

Se va a Siria con su esclavo Kaptah, allí ejerce su arte en la ciudad de Simyra, y nos hace partícipes de sus reflexiones sobre la salud y la enfermedad, basadas en el contraste entre las prácticas médicas en Egipto y en Siria.  Allí se encuentra de nuevo a su amigo Horemheb, el cual ha hecho carrera en el ejército y le convierte en espía real, por lo cual tiene que visitar los países vecinos. Como médico, podrá conversar con todo el mundo y enterarse de esas cosas que no se dicen ante los enviados oficiales de un posible enemigo. De forma que Sinuhé y Kaptah visitan Mitanni, Babilonia, el país de Khatti o de los hititas, y Creta. Waltari nos lleva de jira por el Mediterráneo oriental. De paso nos dice muchas cosas importantes sobre política, filosofía y religión. Y su punto de vista sobre las guerras, que Horemheb expresa del modo más descarnado. Así es como Sinuhé conoce al rey Aziru en Simyrna.

La historia empieza de verdad cuando los dos amigos regresan a Egipto. Akhenatón, el "faraón hereje", ha accedido al trono. Sus ideas religiosas lo llevan a un conflicto con la poderosa casta sacerdotal de Amón. Por eso Horemheb y Ai quieren el poder porque el faraón Akhenatón está loco, y a Sinuhé le dan una orden muy difícil de cumplir.

El libro en su totalidad es como una biografía de un hombre en el Egipto de los Faraones, en tiempos conflictivos llenos de caós y desórden, aunque también hay un poquito de espacio para la amistad y el amor. La presencia de la vida religiosa y de los diferentes dioses (Amón y Atón siendo los más importantes ) es constante. La descripción de las vidas de diferentes pueblos y grupos sociales me parece muy real.

La forma en que está recreada la obra permite que uno viva en carne propia todos los acontecimientos que se dan en ella gracias a su riqueza literaria e histórica y todo ello debido a la impecable autenticidad de la reconstrucción histórica, la personalidad entrañable de Sinuhé y la inagotable capacidad de Waltari de introducir al lector en el lugar del relato.

 

El Sinuhé dibujado por M. Waltari, es un personaje que parece  real, que nos transmite todas sus debilidades como ser humano que es. Joven cirujano, adiestrado en trepanaciones y otras artes médicas, es de un gran atractivo, especialmente para las mujeres y sobre todo para cierta mujer, una prostituta de lujo, que se hace llenar de los mejores regalos de sus amantes, sin importarles que a cambio queden en la miseria, porque nunca tendrá bastante para llenar sus arcas de joyas, cada cual mejor, sabiéndo que ninguno de ellos se negará a darle más, para no acabar disfrutando del sabor de su amor. Es toda una profesional  y sabe hasta dónde puede llegar un hombre por conseguir un solo beso suyo. Incluso a venderle la propiedad de las tumbas de sus propios padres, lo que ya es la vergüenza de la vida de Sinuhé. Sus padres ya no tendrán ni una tumba donde yacer sus cuerpos cuando mueran. Pero el amor de Sinuhé es ciego ante esa deslumbrante belleza de mujer, que sigue despreciándole.

Mika Waltari da un ritmo continuo en las vicisitudes del protagonista, que mantienen la atención y disfrute del lector. Pero no era su destino vivir en palacio al final de sus días. Fue exiliado y allí, en el desierto se dedicó a escribir sus memorias para la posteridad. Porque Sinuhé no escribió para los hombres, escribió para él, porque como él mismo dice:

"Yo, Sinuhé, soy un hombre y como tal he vivido en todos los que han existido antes que yo y viviré en todos los que existan después de mí. Viviré en las risas y en las lágrimas de los hombres, en sus pesares, en sus temores, en su bondad, en su maldad, en su debilidad y en su fuerza. Como hombre viviré eternamente en el hombre y por esa razón no necesito ofrendas sobre mi tumba ni inmortalidad para mi nombre. He aquí lo que escribió Sinuhé, el egipcio, que vivió solitario todos los días de su vida."

Y aunque la vida no sea generosa con él, en su corazón vive inextinguible la confianza en la bondad de los hombres.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

anibalbarka -

Un libro cuidadosamente escrito, con ciertas licencias, pero bien documentado y con una acertada descripción de la vida del antiguo Egipto. Es uno de esos libros que uno relee cada equis tiempo. Una novela maravillosa.

Juan -

Uno de las mejores novelas jamas escritas, fue mi primer libro, y después de 50 años vuelvo a leerlo, con el mismo interés e ilusión.
Lastima no haber encontrado una edición mejor que la de bolsillo (P&J9.
Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres