Blogia
DE LIBROS

La sombra del viento

La sombra del viento

Carlos Ruiz Zafón sitúa la historia  en la Barcelona oscura de las proximidades de la Guerra Civil, este marco enriquece la historia por las alusiones políticas que impregnan la novela, ya que está ambientada en una época convulsa en este aspecto. 

Daniel es un niño de diez años que vive solo con su padre tras la muerte de su madre un tiempo atrás, triste acontecimiento que intenta sobrellevar ayudado por su imaginación. Una noche su padre lo lleva a visitar el Cementerio de los Libros olvidados, un fantástico lugar poblado de libros abandonados y que ya nadie lee, y le anima a que escoja uno de ellos. El niño debe escoger un libro, leerlo y custodiarlo para siempre, evitando que el libro y el autor caigan en el olvido. Daniel elige “La sombra del viento”, no como resultado de una decisión meditada, sino porque siente que de alguna manera el libro lo está llamando. Al leerlo se siente fascinado por su autor, Julián Carax, ya que sus circunstancias están envueltas en un misterio impenetrable, parte de este misterio lo constituye el misterioso personaje que busca con implacable esmero cualquier copia de cualquier título de Julián Carax para destruirlo y decide averiguar todo lo que pueda sobre él. Lo que encuentra en su búsqueda es bastante inquietante y empieza su propio peregrinaje tras la huella de Carax, hasta que sus vidas se entrecruzan de forma sorprendente.

Los personajes son muy creíbles, están bien desarrollados, aunque son perdedores y los que no son unos inadaptados sociales son  despiadados, únicamente las mujeres aparecen envueltas por una aura dorada, como si fueran la salvación para estos hombres. Al final llegas a la conclusión de que el amor es el sentimiento que nos salva de la muerte y de nuestras propias miserias. Son hombres que pasan por la vida con la única esperanza de sobrevivir, no caminan, se deslizan por la vida como si llevaran una pesada carga, mientras un sentimiento de decadencia lo envuelve todo.

Entre los personajes, destacan en mi opinión: Daniel Sempere: es el protagonista, un niño que irá creciendo a lo largo de la novela hasta convertirse en adulto. Es hijo de un librero de viejo en el centro de Barcelona, se muestra como un chico solitario siempre rodeado de adultos. Julián Carax: es un escritor olvidado y desaparecido, hijo de un sombrerero. Es el personaje que inquieta a Daniel durante toda la novela, y se dedica a buscarlo. Gustavo Barceló: la mejor descripción sobre este personaje la hace el propio Daniel “Gustavo Barceló era un viejo colega de mi padre, dueño de una librería cavernosa en la calle Fernando que capitaneaba la flor y nata del gremio de libreros de viejo. Vivía perpetuamente adherido a una pipa apagada que desprendía efluvios de mercado  persa y se describía a sí mismo como el último romántico. Barceló sostenía que en su linaje había un lejano parentesco con lord Byron, pese a que él era natural de la localidad de Caldas de Montbuy”. Fermín Romero Fumero: es un vagabundo que ayuda a Daniel, no sólo en la búsqueda de Carax, sino también aportando su amplia experiencia en la vida. Es el contrapunto a Daniel. Mientras Daniel representa la inocencia y la juventud, Fermín personifica la sabiduría de los mayores. Todo un personaje, humano y lleno de humor, que cada vez que abre la boca arranca una sonrisa al lector.  El inspector Fumero: es un tenebroso personaje, símbolo de la represión y de la dictadura que asolaba el país tras la guerra civil. Pero aunque algunos personajes son más importantes que otros, se puede decir que “La sombra del viento” es una novela coral, ya que a lo largo de sus 570 páginas desfila un gran número de personajes. Aunque hay dos protagonistas impersonales: el masculino, que es el libro objeto de todas las intrigas y que además da título a la propia obra de Ruiz Zafón, y la protagonista femenina, que es sin duda Barcelona, en una época en la que no mostraba precisamente su mejor cara: la postguerra.

Aunque en la “La sombra del viento” de Ruiz Zafón prevalece la intriga con el misterio en torno al libro y su autor, también hay otros géneros en esta novela: histórico por su descripción de dos épocas, la Barcelona de posguerra y la de principios del siglo XX, con chispas de humor y sabiduría popular con personajes como Fermín Romero de Torres, el mendigo que rescata Daniel de las calles dándole trabajo en la librería de su padre;  de terror con el funesto y brutal inspector Fumero, o de amor con las historias de Julián y Penélope - Daniel y Beatriz. Pero es, sobre todo, una tragedia histórica de amor cuyo eco se proyecta a través del tiempo, de gran fuerza narrativa, en la que el autor entrelaza tramas y enigmas en un inolvidable relato sobre los secretos del corazón y el embrujo de los libros, manteniendo la intriga hasta la última página.

Cuando empiezas a leer el libro, no sabes si estás ante una historia de realismo fantástico o una historia de fantasmas, pero no es nada de eso, es una historia de amor ambientada en la postguerra de Barcelona, en la que al final todo lo leído encaja perfectamente como un puzle, sin que el autor tenga que recurrir a artificios imaginarios para que todo cuadre. “La sombra del viento” tiene ciertos elementos góticos: un monstruo que nunca se deja ver del todo, que tiene la cara quemada y que aparece fumando entre las sombras; una mansión abandonada y fría en la que se desató la tragedia y en la que tendrán lugar algunos de los episodios más escalofriantes de la novela. De hecho, todo la novela parece gris, nada es luminoso, si siquiera el amor del protagonista. Todos están cercados por las sombras.

Carlos Ruiz Zafón consigue que la lectura de la novela sea ágil sin perder capacidad poética en las escenas que lo requieren y es capaz de dibujar a los personajes de forma nítida, dándoles vida incluso a los más secundarios. A ello contribuyen los diálogos, que son muy realistas.

Como punto negativo de la novela destaco que peca de ser previsible, aunque está llena de giros y no todos se pueden adivinar, pero quizás el más importante, y que hace referencia a la némesis de Daniel, es el más evidente.

Después de leerlo creo que si la gente no habla más de él es, en cierta medida, porque su lectura es de esas que te llegan a lo más hondo, que se convierte en una experiencia tan personal que no se puede compartir con los demás. Es difícil describir lo que transmite la lectura de esta obra, y por qué no se puede dejar de leer, supongo que tiene que ver con la excelente prosa del autor, en la que destacaría el uso de metáforas; la intriga creada desde la primera página; el marco en el que se sitúa la novela, etc.

En esta obra están presentes los grandes temas universales de la historia de la literatura y de la humanidad: la propia literatura, el amor, el sexo, la amistad, la guerra, la injusticia, la soledad, la riqueza, la pobreza, la discriminación de la mujer, la lucha por los sueños, etc.

El final puede nos  puede resultar algo edulcorado, hay alguna incoherencia temporal: se dice que algo ocurrió hace una determinada cantidad de tiempo, y realmente, siguiendo el hilo de la novela, es otra; o viceversa, se anuncia que algo ocurrirá en un tiempo dado que luego no se cumple. Hay un error geográfico al situar Bogotá en Bolivia, ya que es la capital de Colombia.

Para concluir decir que, Ruiz Zafón reconoció que "La sombra del viento" es una especie de homenaje a la literatura, ya que es por un libro por lo que el protagonista recupera la imagen de su madre y el sentido de su vida. "Se habla del alma de los libros y el cementerio de libros simboliza la destrucción de la historia y de la memoria que se produce en nuetra sociedad, rendida a los medios audiovisuales y a la cultura comercial".

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ariii -

¿alguien sabe los personajes de este libro cn su definición?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres